Un caso extraño

UN CASO EXTRAÑO 

El 15/12/2019 quedará grabado en la historia del fútbol español por cánticos despectivos hacía un futbolista, nunca antes se había protegido tanto la integridad de un deportista como se hizo en Vallekas en el partido que los enfrentaba contra el Albacete de la segunda división A. Si giramos la cabeza en la historia de nuestro fútbol, vemos como en incontables ocasiones ha sucedido una situación desagradable, ya sea, episodios machistas o racistas, pero en aquellas veces, el fútbol siguió adelante como si no pasase nada.

Un caso de lo más extraño, porque no hay precedentes, pero lo más insólito, es que no fueron cánticos racistas ni machistas los que dieron lugar a que el partido se aplazase, si no, que el los bucaneros dijeron simplemente la ideología del deportista, y el estamento más alto de LaLiga decidió salvaguardar al futbolista y aplazar el partido. 

No sería algo inverosímil lo que pasó, proteger a un jugador, pero la pregunta ahora es: ¿Se repetirá cuando hayan cánticos de cualquier índole personal o racial?

ROMÁN ZOZULYA

'Román Zozulya, ucraniano de nacimiento ha dado que hablar en el fútbol español, pero no por su juego, si no, por las polémicas que ha generado su opinión política. 

Actualmente juega en el Albacete de la Liga Smartbank y anteriormente milito en el Real Betis, posterior a jugar en el equipo verdiblanco, la polémica volvió a rodear al jugador ucraniano de treinta años por su fichaje frustrado por el Rayo Vallecano donde los Bukaneros mostraron su repulsa por el fichaje de Román, con pintadas en contra del susodicho y del presidente, el jugador unas horas más tarde dejaba a los franjirrojos y volvió al conjunto bético, convirtiéndose en uno de los fichajes más fugaces del conjunto vallecano.

El jugador de origen ucraniano salió a defenderse y respondió a cualquier pregunta en su idioma natal -aunque habla perfectamente castellano-. Entre otras cosas, explicó sus polémicas fotos siempre acompañado del número 18 o de la fecha 1488 - Este último hace referencia a la supremacía blanca (14) y al "Hei Hitler" (88).

https://www.lavanguardia.com/deportes/futbol/20191216/472254516027/zozulya-rayo-albacete-nazi.html

OPINIÓN PERSONAL

El fútbol tristemente siempre ha sido el refugio de la política, y ha estado marcado el deporte rey por excelencia en este país, por manchas independentistas, racistas o de cualquier ideología que existe. Lo hemos visto en Barcelona donde los partidos del Fútbol Club Barcelona, siempre están impregnados de un tinte independentista, en el Castalia, hay dos grupos bien diferenciados de ultras -Uno no anima si el otro anima, ya que, aunque por ridículo que parezca, uno es derechas y otro de izquierdas- , en resumen, en todos los campos vemos diferentes grupos políticos que pesan más que el fútbol, pero que los presidentes no se han preocupado de atajar, si no, todo lo contrario, han pagado, subvencionado a estos grupos ultras.

El último caso lo vemos en el fútbol sala, en el partdo que enfrentaba a Ribera Navarra contra Osasuna magna. Tras marcar Açana un aficionado le increpó, llamandoles: "Negro de mierda", a lo que Roberto Martí, compañero del susodicho, le recriminó ese insulto hacía el jugador brasileño, en este caso el partido no se suspendió para defender la integridad del jugador brasileño.

Centenares y miles de insultos racistas, machistas que se han producido en el balompie, durante toda su historia y nunca se ha suspendido ningún partido por defender la integridad del deportista, menos el otro día que por acusar a un jugador de una ideología política, LaLiga decidió suspender el partido para proteger a Zozulya, algo que crea un precedente peligroso para este organismo, ya que, pone en manifiesto y se expone a los ideales que sus lideres siempre han defendido de puertas para adentro y ahora tras el partido suspendido en Vallekas, yo me pregunto si se suspenderá un partido por cánticos ofensivos hacía algún futbolista, de cualquier índole, o ¿seguirá el partido como si nada?, esto lo veremos en próximos capítulos, aunque todos sabemos la respuesta.

En el otro lado está la situación personal de Zozulya, un jugador que tendrá la personalidad que sea pero que apoya a un movimiento ultraderechista y que ahora está sentenciado, marcado por esta cuestión. Compañeros, entrenadores y todo el que le ha conocido ha salido en su defensa, pero ¿Es justo tildar a una persona por sus ideales políticos? ¿Qué pesa más, la persona o sus ideales?

 

¿TÚ QUÉ OPINAS?