Day is gone

- Cómo la canción de Roberto Ortu: "Day is gone" -El día se ha ido- vas aceptando todo lo que se fue y no va a volver, te ha costado, pero al final has conseguido avanzar, y en ese momento te das cuenta de que no ha sido una historia más, de esas que te arrepientes y sientes que no has aprendido nada, si no, que sacas muchas conclusiones y haces una pequeña gran revolución, no sólo en tu forma de ser, si no, en tu visión de la vida.

Empiezas a tener sentimientos encontrados, por una parte sientes la tristeza de echar de menos a aquella persona que partió sin billete de vuelta y por otro la alegría de que sin querer se topó en tu camino y de algún modo lo arregló, quitó las malas hierbas y dejo el campo preparado para ser sembrado, ya que no es demasiado tarde para ello.

Un camino arduo que empieza y que ha dejado cadáveres sentimentales por el camino, alguno fue intencionado, otros, sin embargo, no tuvieron que hacerlo, pero se fueron, y ahora cantas todos los días la misma canción que te recuerda lo que pudo ser y no fue.

Cuando algo te duele tanto, es mejor parar y reflexionar porque te ha hecho tanto daño, porqué tus emociones te atragantan, porque el corazón se ha vuelto del revés y porque cada vez que miras a esa persona se te hace bola la garganta, debes hacerlo y reflexionar y si hace falta revolucionar tu mundo para que no vuelva a pasar, es la única forma de aprender, y me da igual la edad que tengas, el tiempo que hayas estado con esa persona, esto no va de números, no va de tiempos, esto es algo que va más allá de lo racional.

NEGACIÓN Y ACEPTACIÓN

En las rupturas siempre se pasan diferentes fases que cada uno llevamos mejor o peor. Primero esta la fase de negación, de no creerse que la historia/rutina que teníais se haya acabado y te veas desnudo ante la realidad que te aplasta sin piedad y mientras los días y las horas pasan lentos, -demasiado a tu entender-  empiezas a idealizar a la otra persona, pensar que todo esta acabado para ti, que no encontrarás a alguien mejor y piensas a cada segundo que estará haciendo, donde está y vencer la tentación en esta fase de escribir a esa persona es muy difícil, estás muy débil y no te crees nada de lo que te digan a tu alrededor ya que para ti era la relación perfecta y la persona ideal, empiezas a ver las fotos y pasarlas de una a una deseando que esos momentos se vuelvan a vivir, pero sabes que no va a ser así.

No hay un tiempo para cada fase, eso es muy personal, pero un día haces "click" y empiezas a escuchar "Day is gone" de Roberto Ortu, y es ahí cuando pasas a la siguiente fase: Aceptación. Una fase en la que tu vida vuelve  y haces cosas que habías olvidado y te empiezas a querer otra vez y a las personas de tu alrededor. Personalmente sigo en esta fase y he tenido que hacer una revolución, una parada en el camino, un avance significativo, cuidarme y crecer en todos los sentidos.

Vuelvo a lo de antes, cuando sientes que algo te duele de verdad que haya pasado -y se nota- cambiarás para que no vuelva a suceder. Más cuando sabes los errores que has cometido y vuelves a recordar otro pasaje de la letra de "Day is Gone": "And now I see ,my most constant mistake", y de momento pareces anclado en la misma canción y en los mismos versos, vuelves a cantar mientras tus pupilas se inundan pero esta vez lo hacen porque has aceptado esta situación, lo que hiciste y las cosas que has dejado marchar.

REVOLUCIÓN O SEGUIR CON LO MISMO

- Alguna vez puede darte resultado el seguir haciendo lo mismo o comportarte igual, es como la gota que cae y al final hace erosión, pero te costará demasiado tiempo y no estarás bien contigo mismo, seguirás estrellándote contra un muro de cemento, y cuánto más lo hagas, más frustración y al contrario de lo que dijo Mariano Rajoy, contra más no es mejor.

- Siempre hay una situación o una persona que hace que tu vida pegué un vuelco, que te haga tirarte al vacío y cambiar , pueden o no acompañarte en el camino, casi es lo de menos porque lo de más es que te han ayudado y eso es lo que importa, aunque se hayan evaporado y no sean más que un recuerdo, pero no cómo dice Melendi, si no, un recuerdo para recordar.

CONCLUSIÓN

Siempre van a haber personas que te marquen en el buen sentido de la palabra, que te hagan valorarte y que te hagan posicionarte en la vida, algunas veces estarán presentes, otras habrán desaparecido y sientas dolor pero dicen que te hace más fuerte, más precavido y más capaz, pero todo esto no es algo que entre dentro de lo racional, del raciocinio más absoluto, si no que va más allá de toda lógica y es que cuando quieres de verdad se siente, no has sabido cómo gestionarlo pero no quita del sentimiento y en cómo mirabas a esa persona en todos los momentos que tenías con Ella o con Ël, pero aceptas que se vaya y no hay más que sensación de dolor y vacío. Puedes no ver ninguna imagen suya pero cuando lo hagas, los recuerdos volverán a ti, como cuchillos afilados.